Principal sin categoria El proyecto de soterramiento de la A-42 en vía muerta

El proyecto de soterramiento de la A-42 en vía muerta

1772
1
Soterramiento A-42 infografía
Soterramiento A-42 infografía

Tras anunciarse en 2010 que se paralizaba durante dos años, con los nuevos recortes todo apunta a que quedará en el olvido

Corría el año 2005 cuando el que por aquellas fechas era Alcade de Getafe, Pedro Castro, firmó un convenio con la que ocupaba el cargo de Ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, por el cual se daba vía libre a un proyecto para enterrar cerca de 5 km de la carretera de Toledo (desde la M-45 a la M-50), lo que supondría una inversión de 100 millones de euros. Con este proyecto se recuperarían casi tres millones de metros cuadrados de suelo.

La autovía de Toledo (A-42) corta en dos el municipio, lo que provoca atascos interminables en la zona: los coches tienen que transitar por casi cinco kilómetros de una vía estrecha y con viviendas, las del barrio de La Alhóndiga y El Bercial, pegadas a los lados de la A-42. Pedro Castro consiguió poner en marcha un gran proyecto y arrancar el compromiso a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. «Desde el ministerio trabajaremos para que este proyecto sea una realidad lo antes posible», aseguró Álvarez.

Se afirmó que, si todo iba bien, en dos años y medio «ya habrá carteles en la carretera de Toledo que anuncien su enterramiento”, con lo que las obras empezarían en 2007. En la firma del convenio se reiteró que en la superficie no sería construida ni una sola vivienda, y que habría zonas verdes. «Ya lo tenemos todo pensado: habrá una zona para niños, para jóvenes y para mayores. Los terrenos los usarán un millón y medio de personas». Anunciaron que la gran avenida sobre la carretera sería conocida como ‘La Castellana del Sur’. Y se añadió que con el soterramiento (en ningún momento se admitió que algunas partes iban sin soterrar, sino “en trinchera”) «la gente que utiliza la A-42 ahorrará una hora y media para ir al trabajo».
El proyecto contemplaba una sección de tres carriles por sentido y plataforma de dos carriles reservada al transporte público y vías de servicio laterales de dos carriles por sentido. Actualmente existen sólo tres cariles y tan estrechos que a veces es peligroso circular. Otras grandes ventajas serían: favorecer la conexión entre los barrios de El Bercial y Sector Tres con el centro de Getafe y reducir los actuales niveles de ruido y contaminación que produce la autovía.
Alrededor de 160.000 vehículos transitan diariamente por esta carretera.

En el estudio previo, presentado en marzo de 2007 por Fomento, se contemplaba una inversión de 468 millones de euros. El proyecto definitivo, se presentaría en octubre de 2008.

Para el actual alcalde de Getafe, el soterramiento de la A-42 ha pasado de ser “absolutamente necesario” a “importante pero no urgente”

Pero no fue hasta julio de 2009 cuando se hizo público el proyecto definitivo, que contaba con un presupuesto estimado de licitación de unos 332 millones de euros.
El soterramiento de la A-42, del que saldrían beneficiados sobre todo los vecinos de El Sector Tres, La Alhóndiga, El Bercial y El Rosón, supondría la incorporación de 4 millones de metros cuadrados para jardines y zonas de esparcimiento.

Soterramiento A-42 Proyecto
Soterramiento A-42 Proyecto

Este proyecto propiciaba la modificación de los acceso de Las Margaritas, el Bercial, Hospital-Leganés, Sector Tres-Circunvalación y Sector Tres-Cementerio para adecuarlos a la nueva autovía soterrada. Supondría más de medio centenar de expropiaciones de fincas aledañas a los márgenes de esta carretera, la desaparición del caballón antirruido de El Bercial y la construcción de dos glorietas elevadas que distribuirían el tráfico.
Sin embargo, en octubre de 2010, desde el por aquel entonces gobierno municipal, se manifestó que «lamentablemente» por el problema económico que ha surgido «no solo en España sino en todo el mundo», se va a aplazar el proyecto por un periodo de dos años. «Esperamos que pasada esta situación se reincorpore porque el proyecto está terminado y supone 160.000 coches diarios que pasarán por un túnel y se eliminaría el CO2 que emiten a la atmósfera».

Tras el aplazamiento, en plena campaña municipal de 2011, los candidatos reflejaron en sus programas electorales el proyecto.
Así, Juan Soler y el Partido Popular se comprometían a relanzar este proyecto “absolutamente necesario para la ciudad”, para añadir que, “casi con toda seguridad habrá un Gobierno nuevo en España, del PP, que sí va a invertir en Madrid y en Getafe, y con el que, si los getafenses me eligen como alcalde, mantendré una colaboración mejor para que una obra tan importante como esta se lleve a cabo de verdad” .
Para el actual alcalde de Getafe, el enterramiento era «una ambición como pocas» aclarando que “la A-42, con el crecimiento que ha tenido Getafe, es una herida muy grande en la ciudad. Creo que podríamos hacer una obra importante que mejoraría la calidad de vida del ciudadano y mejoraría y restructuraría la cohesión urbanística de la localidad”.

El Partido Socialista lo incluía de nuevo entre sus grandes proyectos, y su candidato a la alcaldía, Pedro Castro, admitía que el proyecto lo han «retenido un poco, se ha ralentizado aunque sigue su curso», y que el Ministerio de Fomento estaba preparando todo para que «en el momento que haya una cierta bonanza económica se pueda atacar».

Castro, informaba en ese momento que el proyecto “no se ha parado. Ahora se está negociando la expropiación con todas las entidades que están al límite de la carretera de Toledo, como es todo el barrio del Bercial, así que seguimos avanzando».

Pasadas las elecciones municipales de 2011, y con el cambio de gobierno municipal, comenzaron las variaciones en los planes.
Al mes siguiente de ocupar la alcaldía, Juan Soler, ya no creía prioritario soterrar la A-42 en Getafe, ya que se trata de un proyecto «importante pero no urgente, que tiene que estar en el horizonte”. Matizaba que “las grandes obras públicas dependen de la buena o mala administración y la A-42 es una carretera nacional, y quien tiene que hacer las obras es el Estado y no el Ayuntamiento, que lo que tiene que hacer es propiciarla y solicitarla, que es lo que va a seguir haciendo».
Juan Soler entendía en ese momento que el Estado «no está en disposición de hacer obras de estas características, lo que no quiere decir que dentro de año y medio no sea una prioridad que pueda llegar a encabezar la agenda política de Getafe».

Pero para el PSOE la obra era urgente, por lo que llevaron una moción al pleno de septiembre de ese año, en la que se solicitaba al Ministerio de Fomento que pusiera en marcha el proyecto de soterramiento de la autovía de Toledo (A-42). El pleno del Ayuntamiento de Getafe la aprobó.

En ese mismo pleno, la concejala de Urbanismo, Paz Alvarez, recordó que el soterramiento de la autovía de Toledo está en el programa electoral del Partido Popular por lo que presionarán para que salga adelante aunque «es muy complicado que se materialice por la situación económica».
El alcalde manifestó que, aunque están a favor, se trata de una obra que no resuelve del todo el problema y que el proyecto habría que revisarlo porque con el actual «quedaría una jiba y no quedaría unida del todo la ciudad», por lo que añadió que es partidario de la tunelación.
IU se abstuvo en la votación porque “no hay condiciones económicas para seguir con este macroproyecto”, mientras que UPYD votó en contra al considerar que el soterramiento “era un ensanchamiento de la carretera”.

En el presupuesto del año 2012 del Ministerio de Fomento se contempla una partida de 50 mil euros referente a los carriles reservados al transporte público, parte del proyecto de soterramiento. Del soterramiento, ni una mención y ni un solo euro.

UN PROYECTO MUY MEJORABLE SEGÚN LA ASOCIACIÓN VECINAL NUEVO BERCIAL-NUBER

Soterramiento A-42 Esquema
Soterramiento A-42 Esquema

Desde que conoció con detalle el proyecto del “soterramiento”, la Asociación Vecinal «Nuevo Bercial-NUBER» se ha posicionado en su contra, entendiendo que una gran parte del barrio de El Bercial no se soterraría, sino que quedaría al aire , entre grandes muros, tipo “trinchera”.

Por ese motivo, el 3 de junio de 2010 presentó una serie de alegaciones al proyecto, entre las que destacan:
La eliminación de 31.242 m2 de zonas verdes, sin que se modifique el Plan General de Ordenación Urbana, tal y como marca la legislación vigente.

De los estudios iniciales de tres carriles, se pasaba a cuatro carriles, lo que llevaba a ampliar el tamaño de la sección de la carretera, que era asumida, casi por completo, por el Bercial.

Se eliminaba la vía de servicio para crear una «vía colectora», que anteriormente no aparecía en ningún estudio previo.

Se pretendía crear, en el soterramiento, un «falso túnel» a base de pilotes.

En los planos de los estudios informativos previos aprobados, no se veía afectada, prácticamente, la zona de los caballones, que sí se veía afectada en el proyecto final (por el incremento de 3 a 4 carriles, por las nuevas «vías colectoras», y los nuevos ramales de conexión).

Se destruyen los actuales puentes, construidos hace menos de diez años.

Y, lo más importante, sólo una parte del trazado que discurre por El Bercial iría soterrado, el resto iría al aire libre.

1 COMENTARIO

Comments are closed.