Principal sin categoria Antiparasitarios para perros y gatos

Antiparasitarios para perros y gatos

829
0
Parasitos en perros y gatos
Parasitos en perros y gatos

Dentro de los parásitos que pueden afectar a nuestras mascotas tenemos muchos tipos pero, para poder hablar de ellos con más claridad, los vamos a dividir en dos grandes grupos: parásitos internos y parásitos externos.

Los parásitos internos adquieren gran importancia, no sólo por resultar patógenos para nuestras mascotas, sino también por su carácter zoonósico, es decir, se pueden transmitir a las personas.

Estos a su vez, los podemos dividir en tres grandes grupos: nematodos o “vermes redondos”, cestodos o “vermes planos” y protozoos.

La vía de transmisión principal de la gran mayoría de ellos es fecal-oral, tanto para el resto de los animales como para las personas, por ello consideramos a los niños pequeños como la población de mayor riesgo de contagio, que son los que tienen unos hábitos higiénicos “más inadecuados” debido a su corta edad.

Para actuar sobre la prevención y control de estas parasitosis, sobre todo de la de vermes redondos y vermes planos, se recomiendan pautas de desparasitaciones internas trimestrales, y, para mascotas de mayor riesgo de contagio, como perros de caza y gatos que cazan pájaros, ratones, lagartijas… se recomienda suministrar antiparasitarios cada mes y medio.

Las parasitosis causadas por protozoos son más raras, principalmente afectan a animales de colectividades, que provienen de perreras, criaderos o tiendas de animales. En estos casos, si el animal fuera sospechoso, sería necesario hacer un análisis de heces, y en caso de resultar positivos, se prescribiría el producto antiparasitario en cuestión.

En cuanto a los parásitos externos podemos dividirlos en seis grandes grupos: garrapatas, pulgas, piojos, moscas, mosquitos y ácaros.

  •  Los ácaros, son los causantes de las comúnmente denominadas “sarnas”, y al igual que lo que hemos comentado antes para el caso de los protozoos, son patologías menos frecuentes en nuestras mascotas, afectando principalmente (aunque no de forma exclusiva) a animales de colectividades.  De igual manera, los tratamientos de control, generalmente se aplican cuando se obtiene un diagnóstico positivo a dicha sarna en nuestra mascota.
  • Los piojos, es extremadamente raro que aparezcan y a su vez causen una patología en nuestra mascota. Además, los tratamientos de prevención y control usados contra el resto de parásitos externos, suelen abarcar también el tratamiento de los piojos.
  • Las moscas, no tienen una acción patógena directa, simplemente son molestas. El problema lo causan cuando nuestras mascotas presentan heridas abiertas y extensas, depositan huevos en dichas heridas, que evolucionan a larvas, las cuales son las verdaderas causantes de la parasitosis, comúnmente denominada “miasis”.
  • Los mosquitos son importantes, no como patógenos directos, sino debido a su papel como vehículo transmisor de enfermedades. Entre ellos:
  1. Los mosquitos del género Phlebotomus, son los causantes de la transmisión de la leishmaniosis canina, la cual es una enfermedad que adquiere gran relevancia debido a su carácter crónico.
  2. Otros mosquitos importantes, son un amplio grupo denominado culícidos, los cuales son los vectores responsables de la filariosis. Ésta es una enfermedad causada por un nematodo (Dirofilaria immitis). Las microfilarias (larvas microscópicas de este parásito), son inoculadas por el vector en nuestra mascota, y dentro del torrente circulatorio del mismo crecen y se alojan en su corazón, causando graves patologías. Esta enfermedad adquiere mayor relevancia en zonas húmedas, como es el caso de la costa de Levante.
  •  Las garrapatas, tienen doble acción patógena, por un lado el daño mecánico del mordisco de la garrapata en sí, y por otro lado, por su papel como vector de enfermedades, entre ellas: enfermedad de Lyme, anaplasmosis y ehrlichiosis.
  • Y, por último, las pulgas, cuyo carácter patógeno reside tanto en ser el vector de una parasitosis gastrointestinal (verme plano del género Diphilidium), así como por sus efectos molesto (ocasiona picores) y mecánico, derivado de la alimentación sobre las mascotas. A este nivel hay que decir que, hay algunos animales que además presentan alergia a la picadura de pulga, es decir, otro efecto negativo que se suma a los anteriores.

Para actuar tanto en la prevención como en el control de los últimos tres grupos (mosquitos, garrapatas y pulgas) existen muchos tipos de medicamentos, que bien solos o bien en combinación, abarcan el tratamiento de pulgas, garrapatas y mosquitos. Estos productos, que se les conocen como antiparasitarios externos, se presentan de diversas maneras, esto es: collares, pipetas spot-on, sprays y/o comprimidos orales.

A grandes rasgos resumiremos diciendo que, todas estas parasitosis, tanto internas como externas, no tienen porqué causar problemas graves en nuestras mascotas, si se instauran pautas adecuadas tanto de desparasitación interna como con antiparasitarios externos.

En cualquier caso, quedamos a vuestra entera disposición para poder resolver toda duda o información adicional que necesitéis.

Olga Vera

Use, shampoos a have under been. Result a generic viagra online this feel use using hair product intended not.