Principal Cultura Entrevista: Santiago de Blas, vecino de Getafe, nos presenta su primer libro

Entrevista: Santiago de Blas, vecino de Getafe, nos presenta su primer libro

1990
0

Portada Libro Santiago de Blas Larramendi

Santiago de Blas Larramendi es un vecino de Getafe, diseñador gráfico, director de arte editorial –con 22 años de profesión a sus espaldas– que ha trabajado en prensa y revistas, tanto en estudios de diseño, como agencias de publicidad o editoriales, amoldándose a cada trabajo y evolucionando.  Tiene la fotografía e ilustración como hobby y no se separa nunca de su cámara digital retratando cada paso de su vida diaria.

Apasionado de las motos y los viajes, siempre quiere descubrir lugares nuevos que visitar y disfrutar fotografiando rincones de España. Amante de la gastronomía y viticultura, aprovecha cualquier ocasión para probar la diversidad de platos nuestro país y experimentar elaborando sus propios platos.

Preocupado por su salud, y la salud en general, lo natural y los alimentos ha escrito su primer libro con el fin de ayudar sabiendo que muchas personas se beneficiarán de sus consejos. Con un método simple pero efectivo, basado en la prevención, descubre todo aquello que te hace daño. Ayudar y compartir sus conocimientos es lo que más le satisface. Recibe a ElBercial.com para presentarnos el libro.

Pregunta: Santiago, sabemos que eres diseñador gráfico, ¿Cómo es que te dio por escribir?

Respuesta: Todo empezó por ser parado de larga duración, busqué una alternativa laboral, hay mucho problema estomacal  con el que me identifico y después de pasarlo tan mal durante tanto tiempo decidí escribir mi experiencia. ¿Te has dado cuenta cuantos antiácidos anuncian en la tele? Hay una verdadera plaga estomacal.

P.: ¿Entonces eres un afectado?

R: Efectivamente, durante 26 años he estado sufriendo de ardores y reflujos.

P.: ¿Cómo llegaste a identificar el problema?

R.: El estar desempleado me permitió poner todas las atenciones en el problema para poder solucionarlo, lo puse entre la espada y la pared. Hice de conejillo de indias y logré identificarlos.

P.: ¿Cómo empezó la “aventura”?

R.: Queriendo ayudar a la gente y sumado a que encontré un informe  que me respaldaba del Dr. Hertel y el Dr. Blanc sobre el efecto del microondas en los alimentos y como afectaba al organismo. Me ratifiqué en mi descubrimiento y decidí escribirlo, soy la prueba andante de que funciona, así que confío plenamente en los resultados del informe.

P.: Nos dices que tu estómago ya no es tu enemigo ¿por qué?

R.: Muy sencillo, antes era mi enemigo cuando pensaba que yo tenía la culpa de mis dolores por herencia genética, ahora lo llamo «mi sensor» porque detecta todo lo malo que entra en mi cuerpo. Es decir, todos los conservantes alimenticios no aptos para el consumo y alimentos “mal” cocinados.

P.: Dices que no son aptos, pero los ha aprobado la unión europea.

R.: Sí, eso es lo extraño y lo que me choca, supongo que lo permiten porque  “muchas personas” los toleran. A mí me hacen daño asi que no son aptos para mí y la gente como yo. Para mí son venenos, en el libro publico una lista de ellos.

P.: ¿Y esa lista qué define?

R:. Hay una clasificación de los conservantes europeos llamados «E» que provocan a muchas personas, incluidos los niños que es lo peor, alergias, cánceres, problemas de conducta, dolores de cabeza, asma…

P.: Vaya, parece serio

R-: Lo es.

P.: También comentabas que te sucedía con alimentos “mal” cocinados.

R.: Sí, los hornos microondas  producen microondas por corriente alterna y fuerzan un billón o más de cambios de polaridad por segundo en cada molécula de alimento que golpean.  Es inevitable que produzcan moléculas antinaturales con tanto movimiento. Los aminoácidos naturales, pasan por cambios isoméricos (cambios en su forma morfológica) y también por transformaciones hacia formas tóxicas bajo el impacto de las microondas producidas en estos hornos.

P.: ¿Eso quiere decir que la comida se transforma en algo tóxico?

R.: Sí, pero con apariencia de filete, leche o verduras… depende lo que metas.

El Dr. Hertel y el Dr. Blanc del Swiss Federal Institute of Technology y junto la University Institute for Biochemistry demostraron que cocinar con microondas alteraba los nutrientes de los alimentos y, que las toxinas producían cambios en la sangre de los participantes pudiendo deteriorar el organismo humano.

P.: Nos dejas sin palabras

R.: No es para menos, la verdad es que no sé cómo lo permite la U.E., la OMS y FAO. De hecho a estos doctores les vetaron durante 5 años en la FEA. Suena gracioso pero es la Asociación Suiza de Comerciantes y Empresarios de Aparatos Eléctricos de Uso Doméstico de Suiza. Además los rusos lo prohibieron en 1950, le dieron nombre a la enfermedad del microondas.

P.: ¿Cuánto tiempo llevas sin ardores?

R.: Desde el 3 de enero de 2010, lo cuento como los alcohólicos anónimos (se ríe).

P.: Pero… (Santiago nos interrumpe)

R.: La verdad es que ahora tengo ardores cuando yo quiero, me sucede cuando me paso mucho con las grasas, como algo del microondas o tiene los conservantes inadecuados pero la intensidad es muchísimo menor.

 

El libro puede adquirirse a través de la siguiente página web:

http://www.culbuks.com/shop/17_santiago-de-blas-larramendi

 

DEJAR UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.