Principal Opinion Cartas al director Cartas al Director: Sobre los presupuestos sobrantes de años anteriores

Cartas al Director: Sobre los presupuestos sobrantes de años anteriores

2158
0

getafe_ayuntamiento

Desde 2014 la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, en su disposición sexta, establece la posibilidad de que las entidades locales destinen el superávit o el remanente de tesorería para gastos generales (la menor de estas dos partidas) a financiar inversiones financieramente sostenibles, siempre que concurran los requisitos recogidos en aquella ley.

Hay que aclarar que anteriormente, hasta que cambió la ley a finales de 2013, solo se permitía que el excedente se destinase a pagar deuda o facturas pendientes (las que se meten en el cajón para retrasar el pago). Una pelea llevada desde la FEMP consiguió que una parte de este dinero se destinase a pagar otras cosas (las llamadas inversiones sostenibles).

¿Qué son inversiones financieramente  sostenibles?

La disposición final primera del Real Decreto-ley 2/2014, de 21 de febrero, por el que se adoptan  medidas urgentes para reparar los daños causados en los dos primeros meses de 2014 por las tormentas de viento y mar en la fachada atlántica y la costa cantábrica introdujo una disposición adicional decimosexta en el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, aprobado por Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo (en adelante, TRLRHL), que establece en su apartado lo siguiente: «A los efectos de lo dispuesto en la disposición adicional sexta de la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, se entenderá por inversión financieramente sostenible la que cumpla todos los requisitos siguientes:

Que la inversión se realice, en todo caso, por entidades locales que se encuentren al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias y con la Seguridad Social. Además, deberá tener reflejo presupuestario en los siguientes grupos de programas recogidos en el anexo I de la Orden EHA/3565/2008, de 3 de 2 diciembre, por la que se aprueba la estructura de los presupuestos de la Entidades Locales:

  1. Saneamiento, abastecimiento y distribución de aguas. 162. Recogida, eliminación y tratamiento de residuos. 165. Alumbrado público. 172. Protección y mejora del medio ambiente. 412. Mejora de las estructuras agropecuarias y de los sistemas productivos. 422. Industria. 425. Energía. 431. Comercio. 432. Ordenación y promoción turística. 441. Promoción, mantenimiento y desarrollo del transporte. 442. Infraestructuras del transporte. 452. Recursos hidráulicos. 463. Investigación científica, técnica y aplicada. 491. Sociedad de la información. 492. Gestión del conocimiento. La inversión podrá tener reflejo presupuestario en alguno de los grupos de programas siguientes: 133. Ordenación del tráfico y del estacionamiento. 155. Vías públicas. 171. Parques y jardines. 336. Protección del Patrimonio Histórico-Artístico. 453. Carreteras. 454. Caminos vecinales. 933. Gestión del patrimonio: aplicadas a la rehabilitación y reparación de infraestructuras e inmuebles propiedad de la entidad local afectos al servicio público. Cuando el gasto de inversión en estos grupos de programas, considerados en conjunto, sea superior a 10 millones de euros y suponga incremento de los capítulos 1 o 2 del estado de gastos vinculado a los proyectos de inversión requerirá autorización previa de la Secretaría General de Coordinación Autonómica y Local, del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.»

Ante este nuevo escenario se nos abren algunas interrogantes.

¿Es normal que no se ejecute todo el presupuesto en un año?

Siempre hay quien intenta hacer de esto una pelea política. Pero la verdad es que esto sucede en todos los ayuntamientos, y que todos (incluidos los del PP) se pelean por poder utilizar estos remanentes. El Ayuntamiento de Madrid tiene un excedente de más de 1.500 millones de euros. ¿Es culpa de Ahora Madrid que no haya gastado este presupuesto?.Por supuesto que no.

Los que hacen esas críticas, si se informasen bien, no caerían en esas ligerezas. Pero es pedir peras al olmo. Sobre todo después de que en 2012 el PP aprobara la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria, en la que introdujo la norma de la Unión Europea conocida como la  «regla de gasto» o «el techo de gasto», lo que viene a ser que si un Ayuntamiento tiene un límite de presupuesto, éste no puede ser superado de ninguna manera, ya que puede traer medidas que incluso pueden llegar a que el Estado intervenga un Ayuntamiento. Para no rebasarla nunca, los Ayuntamientos recurren a dejar siempre un colchón, un superávit del total del presupuesto, para que si el gasto aumenta por alguna parte, jamás sobrepase ese techo de gasto. De hecho, es difícil superar el 85% de gasto.

¿Pero por qué dejan un superávit de los presupuestos si no deben pasarse del techo de gasto impuesto?. ¿Podrían dejar el presupuesto justo a cero? 

Como poder, podrían, sí, pero hay un problema: los presupuestos se aprueban a finales o primeros del año en curso; si ese presupuesto que hay que gastar se afina para que quede a cero, sin superávit, puede ocurrir que la recaudación de impuestos municipales sea menor por cualquier causa: impagos, retrasos, bajas… y que de todo lo recaudado no llegue a lo presupuestado, pero como está presupuestado habría que pedir un crédito para completarlo, lo que haría que el Ayuntamiento se endeudara, y dicha Ley tiene como finalidad reducir el endeudamiento. Por esto se deja ese colchón de dinero, por si acaso. Por eso y porque las inversiones financieramente sostenibles no computan en la regla de gasto.

Pero ya que nos ha sobrado dinero, ¿podemos utilizarlo en el siguiente año?

Podemos utilizarlo con las condiciones que marca la ley. Como señalábamos mas arriba, la ley anterior a 2013 obligaba a pasar todo el superávit o remanente de cuenta a pagar deuda o facturas. La FEMP consiguió que una parte se pudiese destinar a las citadas inversiones, y además que no computase a efectos de gasto. Y, por supuesto, que los proyectos estén iniciados (y aprobados) antes de acabar el año.
Entonces se pueden acabar en el año posterior.

Pero si nuestro Ayuntamiento no tiene deudas, ¿podemos utilizar ese dinero sobrante que es nuestro? 

Vale la respuesta anterior.

¿Entonces para qué podemos utilizarlo?

Además de para pagar deudas o facturas pendientes, para las llamadas inversiones financieramente sostenibles. La Ley marca unos límites muy claros. Si se utiliza el remanente, ocurre como con el superávit, nos pasaríamos del techo de gasto impuesto por el Gobierno…

¿Se le puede dar algún uso a ese dinero sin que cuente dentro del presupuesto anual?

Ese dinero se podría utilizar siempre que sea para inversiones financieramente sostenibles, lo que viene a ser para cosas que, aunque ahora produzcan un gasto, a medio o largo plazo producirán un ahorro que supere al gasto o a la inversión que se realice. O sea, que se ejecutan por un tiempo limitado pero no comprometen gastos futuros: por ejemplo se pueden arreglar calles o centros cívicos. Pero no se puede construir un centro cívico, pues necesitaría dotar de una partida para personal o mantenimiento que ya se gastaría cada año. La ley no permite utilizarlo para gasto corriente.

¿Se tiene que gastar en un año?

Sí. Lo que la Ley dice es que «La iniciación del correspondiente expediente de gasto y el reconocimiento de la totalidad de las obligaciones económicas derivadas de la inversión ejecutada se deberá realizar por parte de la Corporación Local antes de la finalización del ejercicio de aplicación de la disposición adicional sexta de la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril», y que las inversiones deben tener una vida útil de al menos 5 años. O sea, iniciarlo antes de que acabe el año, si bien se puede acabar al año siguiente.

¿Qué pasa si no se gasta ese dinero?

Que hay que destinarlo a pagar deuda pública o financiera.

Estos gastos tienen que tener un expediente de gasto: «(…) incorporará una memoria económica específica, suscrita por el presidente de la Corporación Local, o la persona de la Corporación Local en quien delegue, en la que se contendrá la proyección de los efectos presupuestarios y económicos que podrían derivarse de la inversión en el horizonte de su vida útil. El órgano interventor de la Corporación Local informará acerca de la consistencia y soporte de las proyecciones presupuestarias que contenga la memoria económica de la inversión en relación con los criterios establecidos en los apartados anteriores”. Por lo que se suelen utilizar los que ya están presupuestados para ese año que ya tiene estos trámites hechos o avanzados.

¿Este remanente existe sólo en Getafe?

Claro que no. En los años electorales, en los que suele haber cambio de gobierno, se suele gastar menos del presupuesto. Por ejemplo, en el caso de Madrid, este apartado es de más de 1.500 millones, y los Ayuntamientos se pelean para poder gastar ese dinero.

El caso de Getafe

El plan que propone el Gobierno Municipal se pasó oficialmente el pasado viernes a los grupos municipales. Hay que decir, en honor a la verdad, que en el Pleno del Ayuntamiento del pasado 6 de abril ya se explicó que había un remanente de tesorería de 14.428.696,77 euros. Conociendo cómo funciona un Ayuntamiento, se podría haber empezado a ver propuestas por cualquiera de los grupos en esa fecha, o incluso antes, cuando se debió plantear en la Comisión de Hacienda. Es verdad que es una modificación reciente, pero esto obliga a estar atentos para que no se repita lo que ya sucedió tanto con las Ordenanzas Municipales como con los Presupuestos. No vale decir que «el PSOE no nos ha informado».

En la asamblea de Ahora Getafe del pasado martes 19 de abril se comentó el tema y, ante varias preguntas que se hicieron, se constató una falta importante de información y conocimiento del procedimiento a llevar a cabo. Se propuso por parte de algunos la posibilidad de que se retrasase el Pleno, cosa que al final se ha producido, llevándose este asunto al Pleno Ordinario del día 4 de mayo.

El PSOE ha vuelto a actuar por su cuenta y riesgo llevando ya los deberes hechos y las propuestas cerradas. Hay que echar de menos que hubiese trabajado conjuntamente, al menos con Ahora Getafe, el análisis previo para que la propuesta fuese conjunta, y no presentar una cerrada en la que ya no queda más que aprobar o rechazar. Quizás hubiese sido bueno haber consultado con los agentes sociales, vecinos y vecinas, sindicatos, consejos sectoriales, estas medias que tampoco hay que magnificar, pues a pesar de su importancia (6 millones más o menos para inversión sostenible), tienen tantos condicionantes que hay poca elección sobre las cosas que hacer. Sin embargo, sí se puede exigir que no sea sólo un adelanto de la ejecución de partidas ya presupuestadas, sino que realmente el pueblo note estos 6 millones de euros de más, y con las nuevas partidas que se podrían ejecutar, en lugar de las que se van a adelantar y dedicar al capítulo VI, ejecutar otras, para lo que se puede habilitar un crédito extraordinario. Bien entendido que siempre sería para partidas imputables al capítulo VI.

No es una carta a los reyes

Hay quien se piensa que esto es que alguien se ha encontrado de pronto 14 millones y que los podemos gastar en lo que queramos. Pero, como se ha señalado más arriba, es muy distinta la cosa. En la asamblea de Ahora Getafe del pasado jueves 21 de abril, la única, que yo sepa, en que ha hecho este debate, se planteaba algo así como «tú decides dónde invertir el dinero que el gobierno no ha gastado en 2105», lo cual, además de dar a entender que el gobierno no lo ha querido gastar, invita a decidir sobre qué gastarlo, lo que hizo que diversos colectivos se presentasen a defender sus justas y legítimas ideas de gasto, como si la cosa sólo fuese acerca de dar ideas de en qué gastarse o se estuviesen debatiendo los presupuestos del Ayuntamiento.

¡Comisión de seguimiento ya!

Es la clave. Si no estamos ahí, donde se dicen las cosas, nos las encontraremos siempre hechas y sólo nos quedará decir que sí o que no a las propuestas. Algunos defendimos, con muy poco éxito, que se crease una comisión de seguimiento de los acuerdos de investidura. Si hemos dado la alcaldía al PSOE, al menos influyamos en algo de lo que haga. Jugando al pim pam pum con el PSOE no conseguimos ni que se haga más de izquierdas, ni que se vayan a solucionar mejor los problemas de nuestro pueblo. Cuando vemos cómo Pablo Iglesias hace una propuesta de gobierno de coalición a la valenciana con el PSOE, ¿por qué aquí no exigimos, al menos, una comisión de seguimiento para que las cosas se hagan, no para que solamente se aprueben en los plenos?. ¿Tendremos alguna vez la osadía? Me temo que no. Al contrario, ya andan planteando algunos y algunas la moción de censura. Con el PP seguro que iremos mejor (es una ironía). En ese caso al menos dejaré de sufrir porque ya no tendré nada que ver con ese proyecto.

Jesús Béjar Sánchez
Ha formado parte del Grupo Coordinador de Ahora Getafe

DEJAR UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.