Principal Interesa Deporte PRIMICIA: La sentencia del TSJM que deja al Getafe CF sin un...

PRIMICIA: La sentencia del TSJM que deja al Getafe CF sin un céntimo del Ayuntamiento

2340
0
getafe_sentencia_getafe_cf_convenio_ayuntamiento_tsjm
Ángel Torres y Sara Hernández durante la firma del nuevo convenio con el Getafe CF
  • ELBERCIAL.COM consigue en primicia la sentencia del pasado 2 de noviembre del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que revoca los pagos al Getafe CF
  • La sentencia no solo deja sin un céntimo al Getafe CF sino que además le condena en costas

14 páginas pueden dejar, de un plumazo, que el pago de 4,5 millones de euros se evaporen, y que además, dejen en el debe las costas de la apelación de esta segunda instancia, siendo esta fijada hasta un tope de 1.500 euros por los honorarios del letrado municipal, dada la complejidad del asunto. Las costas de la primera instancia ya estaba el Getafe CF condenado a abonarlas.

Recapitulemos. El pasado 14 de diciembre de 2015, la juez del Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 19 de Madrid estimaba de forma parcial la solicitud del Getafe CF, que el 6 de agosto de 2014 solicitaba al Ayuntamiento de Getafe “que se le reconociera su derecho al cobro y se le pagara, la cantidad de 12.500.000 euros, en concepto de subvención económica prevista en la estipulación decimoquinta del Convenio de Colaboración para la cesión de uso de las instalaciones deportivas del Coliseum Alfonso Pérez y la Ciudad Deportiva Getafe Norte, suscrito el 8 de enero de 2010, subsidiariamente, para el caso de que se desestime la anterior pretensión, la cantidad de 3.500.000,00 euros por cada uno de los ejercicios 2012, 2013 y 2014, correspondientes a los servicios prestados al Ayuntamiento durante cada uno de dichos ejercicios 2012, 2013 y 2014, y hasta la presentación del presente escrito, más la que corresponda por los que se presten en lo sucesivo”, solicitud que fue desestimada por el Ayuntamiento de Getafe, pero que la juez estimaba en parte, condenando al Ayuntamiento al pago “de la cuantía de 1.500.000,00 euros anuales y con relación a los años 2012, 2013 y 2014, y sin perjuicio de la anualidad que se hubiera devengado”. Lo que se traducía en el pago de 4,5 millones de euros de las arcas públicas municipales, para empezar.

Apelación al TSJM

Con esa guisa, tanto el Ayuntamiento de Getafe que entendió que no debía abonar ni un céntimo porque el convenio estaba extinguido en 2011, como el Getafe CF, que pretendió que se le debía estimar de forma total su petición, se plantaron en las puertas del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, para que el máximo tribunal de la Comunidad dirimiera el asunto, cosa que hizo el 27 de octubre.

En primer lugar, los magistrados del TSJM explican que la juez del Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 19 de Madrid “acogió los diversos motivos de impugnación esgrimidos por el demandante”, que en este caso era el Getafe CF, “a saber, infracción de la doctrina sobre las formas de manifestación de la voluntad de la Administración, considerando que actos concluyentes del Ayuntamiento demandado evidenciaron la prórroga tácita del Convenio, que fue objeto de prórroga expresa por una sola vez para el año 2011, tales como la no existencia de actividad alguna dirigida a su extinción y ausencia de preaviso o comunicación fehaciente de extinción antes del 31 de diciembre de 2011, creando así en la otra parte la confianza legítima de su renovación tácita”, añadiendo “que a idéntica conclusión se llegaba aplicando la jurisprudencia sobre el enriquecimiento injusto de las Administraciones Públicas cuando se benefician de los servicios prestados por contratistas con omisión de las formalidades procedimentales de los contratos públicos”.

Los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Getafe basaban su apelación en los siguientes puntos:

  • incongruencia de la sentencia ya que se le reconocía al Getafe CF su derecho a cobrar la anualidad que se hubiera devengado después de 2014 cuando en la demanda la pretensión se limitó a reclamar los años 2012, 2013 y 2014.
  • Incumplimiento de la Ley 30/2007 de Contratos del Sector Público y del Real Decreto Ley 3/2011 en relación con la Ley 38/2009 General de Subvenciones, entre otras normas y leyes.
  • La infracción del Convenio de colaboración del año 2010 suscrito con el Getafe C.F., que en su estipulación decimocuarta preveía la prórroga expresa y que tiene fuerza de ley entre las partes contratantes.
  • Que no puede aplicarse el principio del enriquecimiento injusto de la Administración, pues el Getafe CF ha disfrutado de manera privativa de unas instalaciones deportivas sin pagar nada, no ha satisfecho importe alguno por los suministros y los gastos en que ha incurrido son los propios de su actividad, no son prestaciones debidas al Ayuntamiento.

Por otra parte, los servicios jurídicos del Getafe CF defendían su apelación en base a:

  • Un error grave en la valoración de las pruebas practicadas pues hay constancia en los autos que la cantidad a reconocer es la de 3.500.000 euros anuales.
  • Y la infracción de la doctrina de la “confianza legítima” de esa parte de percibir por cada año prorrogable la subvención de 3.500.000 euros prevista en el Convenio, por el cumplimiento del Convenio en todos su extremos sin objeción alguna del Ayuntamiento de Getafe.

Una vez examinados los hechos, el TSJM respecto al reconocimiento a percibir la anualidad devengada a partir de 2014, recoge que “la sentencia incurre en incongruencia por exceso“. Para el TSJM “resulta evidente que la cantidad reclamada era de 10.500.000 euros, bien en concepto de subvención si se consideraba prorrogado tácitamente el Convenio de 8 de enero de 2010 o subsidiariamente como servicios prestados al amparo del referido Convenio”, por lo que “en ningún caso se contenía petición alguna de los ejercicios que pudieran irse devengando tras 2014, por lo que la sentencia debe ser revocada en este aspecto.

Respecto a la prórroga del Convenio, el TSJM recoge en su sentencia que al Ayuntamiento de Getefe le asiste la razón “al negar la posibilidad de una prórroga tácita del Convenio. Los términos del mismo en relación con la prórroga expresa en su estipulación decimocuarta no dejan lugar a dudas, previendo incluso la necesaria revisión de todas y cada una de sus estipulaciones, de modo que lo que no puede pretenderse válidamente por el C.F. Getafe es reclamar el cumplimiento de un Convenio cuya eficacia temporal terminó el 31 de diciembre de 2011, pues ambas partes convinieron que las sucesivas prórrogas serían expresas, como aconteció en el año 2011. Era precisa, por tanto, una novación expresa anual de cada estipulación del convenio, incluida la referida a su plazo de duración“. Añade el alto tribunal que “el C.F. Getafe no puede considerar que la pasividad o mera tolerancia municipales hayan podido generarle una esperanza fundada en la prórroga tácita del Convenio, ya que no es jurídicamente admisible una supuesta confianza legítima contraria a lo expresamente pactado por las partes, además de que la confianza generada en el C.F. Getafe sería, a lo sumo, a continuar en una situación de precario al no haber existido ningún acto del Ayuntamiento interpretable a favor de una prórroga tácita del Convenio. La exigencia de prórroga expresa vinculaba a ambas partes, no solo al Ayuntamiento, de modo que la omisión del Ayuntamiento no puede equivaler, sin más, a considerar que el Convenio había sido prorrogado de forma tácita cuando la otra parte tampoco realizó actuación alguna en este sentido“.

Finalmente, respecto a la infracción del principio de prohibición de enriquecimiento injusto aducida por el Getafe, el tribunal refleja que “tampoco en este caso las alegaciones del C.F. Getafe son compartidas por esta Sala. Para que podamos apreciar en este caso un enriquecimiento injusto del Ayuntamiento hubiera sido preciso haber acreditado por la otra parte un desequilibrio económico que no se ha probado. Pero es que es más, el C.F. Getafe, como ya afirmamos anteriormente, ha estado disfrutando como precarista de las instalaciones deportivas municipales, bienes de dominio público, de forma exclusiva sin abonar contraprestación alguna, no pudiéndose ahora pretender como contraprestación la obtención de una subvención cuya cobertura jurídica, el Convenio, no existía desde que en 2012 no se prorrogó de forma expresa su vigencia”.

Por estas razones, el TSJM estima el recurso del Ayuntamiento de Getafe y revoca la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 19 de Madrid y desestima el recurso contencioso-administrativo interpuesto por el Getafe CF.

Tu opinión