Principal Getafe La finalización de un contrato municipal amenaza con colapsar los Servicios Sociales...

La finalización de un contrato municipal amenaza con colapsar los Servicios Sociales de Getafe

4817
0
hospital de San Jose Getafe
hospitalillo de San José (Getafe)
  • Las nueve auxiliares de servicios sociales, pertenecientes a la empresa AGAD, finalizaron su contrato el pasado viernes. 30 de junio
  • De momento no hay noticias de su relevo, que pese a producirse de forma urgente, conllevará la práctica paralización de la prestación habitual del servicio durante días, incluso semanas

Eran la cara amable y la sonrisa que cada usuario de los Servicios Sociales de Getafe se encontraba cuando necesitaba hacer uso de sus recursos. Ocho mujeres, ahora nueve por la incorporación de una persona para cubrir una baja laboral, que conocen las circunstancias de cada una de las personas que visitan los Centros Cívicos del municipio, o el Hospitalillo en pleno centro de la ciudad. Desde Perales del Río hasta El Bercial, Las Margaritas, Getafe Norte, Alhóndiga, Sector 3, Juan de la Cierva, el Centro de Familias y Centro-San Isidro, durante una media de diez años estas auxiliares de Servicios Sociales, pertenecientes a AGAD (Asociación Getafeña de Ayuda a Domicilio) han ayudado a descongestionar, cribar, derivar o informar a los cientos de personas que han acudido presencialmente, o por teléfono, a informarse para obtener un grado de discapacidad, una ayuda económica, la obtención de la Renta Mínima de Inserción, o cualquier otra de las ayudas que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Getafe o la Comunidad de Madrid. Hasta el pasado viernes, porque ese 30 de junio fue el día que finalizó el contrato que mantenía AGAD con el ayuntamiento. Ellas, desde hace días, tenían en su poder su carta de despido.

Un poco de historia

En el año 2004 comienza a prestar AGAD estos servicios en el Ayuntamiento de Getafe, siendo en el 2011 cuando consigue, en un procedimiento abierto, el último contrato para llevar a cabo el servicio de tareas auxiliares de Servicios Sociales, con una duración hasta el 30 de junio de 2015, prorrogable anualmente por mutuo acuerdo de las partes antes de su vencimiento, con un máximo de dos prórrogas. En marzo de 2015, durante el mandato del Partido Popular de Juan Soler se prorrogó por primera vez el contrato, con unas cantidades para lo que restaba de 2015 de 75.163,78€ y para el primer semestre de 2016 de 105.229,29€. En marzo de 2016, ya en la alcaldía Sara Hernández, volvió a prorrogarse el contrato, por segunda vez y última, con 75.163,78€ para el segundo semestre de 2016 y para el primer semestre de 2017 de 105.229,29€.

De los nuevos pliegos, que llegaron a realizarse pero nunca a publicarse, nunca más se supo, y los nervios llegaron a la Delegación de Servicios Sociales.

Muy cualificadas, mal pagadas

Las auxiliares de servicios sociales realizan una labor que son distintas a las que pueden realizar los auxiliares administrativos. En primer lugar porque tienen una formación en aspectos sociales (casi todas graduadas o licenciadas como trabajadoras sociales, educadoras, psicólogas, pedagogas…) y por lo tanto, con una empatía y una forma de tratar a los usuarios fuera de la índole administrativa. En segundo lugar, a lo largo de sus más de 10 años de media prestando servicio de forma ininterrumpida en la Delegación, les han dado una experiencia para manejar los problemas del día a día, de resolver los conflictos, las dudas y los problemas de las personas que han acudido a los Servicios Sociales y, sobre todo, han sido un apoyo incondicional para que los Trabajadores Sociales de los barrios se encuentren que todo ha funcionado de forma ágil, encajado como un puzzle, con la información y con la documentación necesaria, para que puedan dedicarse en profundidad a las tareas más delicadas, lo que ha hecho ganar tiempo en la espera, que en primera atención ahora con estas auxiliares está en unas tres semanas de media, pero que en seguimiento se puede ir a los tres meses en la mayoría de los casos. Por eso los trabajadores sociales temen que, sin ellas y sin su experiencia, los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Getafe lleguen al colapso en los próximos días. Estas auxiliares, ahora despedidas, han sido un acompañamiento dentro del proceso de intervención social, un binomio compuesto entre la Trabajadora Social y estas auxiliares, que ha permitido gestionar de forma correcta y eficiente las necesidades de los usuarios, aunque siempre se necesitan más recursos, tanto materiales como humanos, en los Servicios Sociales.

Estas auxiliares de servicios sociales, que ganaban unos 800 euros netos al mes, realizaban una tarea fundamental para que el servicio funcionaran correctamente, y como algunas fuentes han explicado a este medio, «conocen el caso de cada una de las personas que acuden a las oficinas del servicio, ¿se imagina alguien lo que va a suceder cuando llegue el nuevo personal, si es que llega, y cada usuario tenga que volver a contar sus circunstancias personales?, y lo que es peor, ¿cuándo va este nuevo personal a conocer lo que no cuentan estos usuarios?, porque no solo está la parte que cuentan, sino la que solo explican cuando tienen la confianza necesaria. La pérdida de estas trabajadoras un paso hacia atrás enorme».

El ejemplo palpable es que, en muchos de los casos, los usuarios tienen apenas unos días para solventar gestiones, como el cobro de la Renta Mínima de Inserción, que estas auxiliares tramitan con solvencia para poder gestionarlo en la Comunidad de Madrid. Sin el registro de los Servicios Sociales, la Comunidad de Madrid devuelve las peticiones, y es indispensable ser atendido pronto, «porque generalmente se le dan 10 días para resolver la gestión», cuentan a este medio.

Conflicto

A finales de 2016 estas trabajadoras pusieron una demanda a AGAD y al Ayuntamiento de Getafe, ya que según se informaron, con ellas se estaba produciendo presuntamente una cesión ilegal de trabajadores al ayuntamiento. Previamente, en el año 2012, ante la denuncia de una Trabajadora Social que prestaba sus servicios al ayuntamiento a través de una empresa, el trato con ellas cambió de forma radical, las cosas se torcieron.

Dejaron de ser convocadas a las sesiones informativas, charlas y cursos de formación, apenas recibían información de su trabajo, incluso de algunos planes o ayudas se enteraban por la prensa, porque nadie se lo comunicaba. Eran los usuarios los que acudían a solicitar algunas ayudas, con un periódico en la mano donde aparecían publicadas esas ayudas, sin que ellas hubieran tenido la información de cómo gestionar el asunto. Todo esto les impedía poder prestar un servicio y un trabajo con fluidez.

En la actualidad el conflicto laboral se encuentra en pleno proceso, y en estos días se iban a producir los primeros juicios, pero al haber sido despedidas, han tenido que cancelarse por las nuevas circunstancias sobrevenidas. Ellas están dispuestas, según ha podido conocer este medio, a seguir peleando por sus derechos laborales.

Remunicipalización

Recientemente Sara Hernández, alcaldesa de Getafe, ha afirmado en una entrevista en GetafeRadio que el servicio se iba a «remunicipalizar». «Este Gobierno municipal, está remunicipalizando el servicio para que sea plantilla municipal el que lleve a cabo ese servicio, por eso no se va a prorrogar el contrato, no se va a hacer un nuevo contrato, unos nuevos pliegos, para llevar a cabo ese servicio. Vamos a hacer una contratación puente, vamos a contratar en los próximos meses a través de la Agencia Local de Empleo a personas que cumplan este perfil, de auxiliares de servicios sociales, y a la mayor brevedad posible los vamos a incorporar en plantilla para que desde el propio ayuntamiento, desde la Delegación de Bienestar Social, prestemos ese servicio».

A este respecto, en la página web de la Agencia Local de Empleo y Formación (ALEF) se ha anunciado la contratación de 22 auxiliares administrativos de forma urgente. Sin embargo, como se puede ver en las bases, la formación solicitada es en el ámbito administrativo, no en el social, que es el perfil que deberían requerir para cubrir las bajas de estas auxiliares de servicios sociales. Además, según ha podido saber este medio, no podrán ser contratadas por un periodo superior a 6 meses. A este tiempo hay que descontarle el tiempo que han de pasar en proceso de aprendizaje, por lo que algunas fuentes consultadas indican que, cuando ya comiencen a coger soltura, deberán dejar su puesto de trabajo.

Barrios sin Trabajadores Sociales

Perales del Río se quedará sin servicio de trabajadores sociales los meses de julio y agosto. En El Bercial será la primera quincena del mes de julio la que no tenga a disposición de los usuarios a los trabajadores sociales. Los usuarios de estos barrios deberán acudir al Hospitalillo, base de la Delegación de Bienestar Social.

En el mes de agosto, todos los Centros Cívicos cierran sus puertas.

Sin noticias de la alcaldesa

Finalmente ELBERCIAL.COM ha podido saber que las trabajadoras de AGAD solicitaron una reunión a la alcaldesa para tratar sobre la situación, sin que hayan tenido noticias hasta el día de hoy de esa entrevista con Sara Hernández.

Sara Hernández dijo en la entrevista realizada en GetafeRadio «creemos que los Servicios Sociales tienen que ser unos servicios sociales de proximidad, cercanos, que empaticen con las situaciones de necesidad que tienen desgraciadamente vecinos y vecinas de Getafe, que tienen familias de nuestra localidad». Lástima que no haya tenido la empatía y la cercanía de recibir a estas mujeres que durante más de una década han dejado lo mejor de sí mismas atendiendo a los que más lo necesitaban.

Lo que sí ha podido saber este medio es que durante estas semanas, las citas en Servicios Sociales se van a realizar a través de centralita telefónica, centralizando el trabajo en la sede de la Delegación. «Esto va a crear un pequeño caos, porque hay muchas personas que acudían de forma presencial a estas auxiliares para informarse, para que les leyeran una simple carta, o para preguntar por algún formulario o gestión. Al no haberlas, ¿se le va a dar cita a todo el mundo, sea lo que sea que necesite?. Los plazos pueden llegar a ser muy dilatados», explican a este medio personas del entorno de los Servicios Sociales.

«Septiembre va a ser un caos. Llegan las ayudas estatales y regionales de Servicios Sociales, más las gestiones rutinarias de este servicio. Luego se va a concentrar la inscripción en las actividades de Centros Cívicos, que también se podrá hacer mediante internet, junto con la de de los mayores, y todo esto después de las vacaciones, y sin que nadie asuma la primera atención de los Servicios Sociales… que sean los auxiliares administrativos de los Centros Cívicos, están planeando desde el Gobierno municipal, como si éstos tuvieran nociones de Servicios Sociales o como si pudieran dejar sus funciones propias, en los centros cívicos, para ayudar en Servicios Sociales. Se avecina el colapso», explican fuentes que prefieren guardar el anonimato.

DEJAR UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.