Principal Social Empleo EXCLUSIVA: Un juzgado ordena la readmisión de uno de los trabajadores despedidos...

EXCLUSIVA: Un juzgado ordena la readmisión de uno de los trabajadores despedidos de LYMA por presuntas facturas falsas

4271
0

  • Una sentencia, a la que ha tenido acceso en exclusiva ELBERCIAL.COM condena a LYMA a readmitir a uno de los trabajadores despedidos por haber entregado, presuntamente, facturas falsas
  • El juzgado ordena a LYMA que proceda a las readmisión del trabajador, con abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido el 13 de enero de 2016

El Juzgado de lo Social nº 36 de Madrid, en una sentencia fechada el 3 de julio de 2017, ha estimado la demanda formulada por R.G.M y su abogado, Alberto Ganga, en materia de despido contra la empresa Limpieza y Medio Ambiente de Getafe SAM, declarando improcedente el despido este trabajador. El trabajador tiene ahora cinco días para decidir si quiere ser readmitido en la empresa o, por el contrario, percibir una indemnización finalizando su relación laboral con LYMA.

La jueza, en su sentencia, desestima alguna de las razones esgrimidas por el trabajador despedido, como la prescripción de la falta, o la indefensión en el procedimiento, pero sí admite que el trabajador niega haber presentado ninguna factura a su nombre, ni ser conocedor del importe abonado en su nómina por la prestación dental de esa factura.

En la sentencia se refleja que «debe tenerse en cuenta que la factura no recoge correctamente el nombre del accionante, intercambiando  el orden de sus  apellidos, hecho significativo que habría sido advertido por el accionante si hubiera procedido a su presentación en la empresa demandada», para señalar además de uno de los testigos, «en su condición de empleado del registro de la demandada, precisó en la vista oral  que no recuerda que el actor presentase esa factura, lo que a su vez es coincidente con el certificado aportado por la demandada» pues «mientras existe constancia exacta de que el 15.06.2015 el actor solicitó un anticipo que cobró ese mismo día y así se certifica, no ocurre lo mismo con la factura obrante» en los autos.

La jueza además tienen en cuenta que en «la nómina de diciembre de 2015» apunta «el actor se declaraba en situación de incapacidad temporal, pues cobraba complemento de incapacidad temporal, por lo que en principio no acudía a prestar servicios al centro de trabajo. Es por tanto que no se acredita en forma alguna por la demandada  que el accionante presentara la factura».

La jueza explica en la sentencia que «tampoco el hecho de que se abonara su importe al actor denota actuación alguna del mismo en orden a obtener un reintegro indebido de prestaciones sociales». En la nómina, además de no estar firmada por el trabajador despedido, «no detalla la prestación social cuyo importe de 600 euros abona»

Sobre que el trabajador conocía el recibo del importe en su nómina, la jueza señala que «teniendo en cuenta los importes variables  que, según se desprende de las diferentes nóminas, abonan al accionante, que percibe anticipos varios y descuentos mensuales en cuantías variables, difícilmente puede considerarse que haya sido conocedor de la concreta factura abonada».

Por estas razones, la juez falla a favor del trabajador despedido, y declara improcedente el despido, condenando a LYMA a su reincorporación o, en su defecto, al abono de una indemnización que determinará la extinción final de sus servicios laborales con LYMA.

Tu opinión