Principal Opinion Cartas al director Cartas al director: ¿QUÉ PÚBLICA (II)?. ¿PROGRAMA BILINGÜE PARA NUESTRAS HIJAS?. NO,...

Cartas al director: ¿QUÉ PÚBLICA (II)?. ¿PROGRAMA BILINGÜE PARA NUESTRAS HIJAS?. NO, GRACIAS. (1ª Parte)

4303
0

 

 

Si es Usted de las que piensa que el programa bilingüe de la Comunidad de Madrid es bueno o simplemente ha creído lo que le han contado sobre él, no siga leyendo. Lo mas probable es que acabe enfadada con algo o con alguien.

O quizá sí. Quizá le convenga llegar hasta el final. Téngalo en cuenta:

They can think it for you wholesale.

Marko A. Ramius vira su nave para enfrentarse al torpedo. Cara a cara. No huye del problema sino que se anticipa a la explosión. Es audaz. ¡Поздравляю! Todos a salvo. El programa bilingüe es un misil contra la educación pública pero no todos lo ven tan claro como Ramius y andan perdidos en el qué hacer y cómo combatirlo antes que nos estalle. Si es que no lo ha hecho ya.

Usemos lo que tenemos: pedagogía

El PP deja caer:

– ¡Es que estáis contra los idiomas!  ¡Es que no queréis aprender inglés! ¡Os habéis sacado la plaza y ahora a dormir! ¡Funcionarios vagos!

Entre el fuego amigo también hay quien duda también, no se crean. Aunque son los menos…

Bueno, si no es tan malo, si siempre se puede reformar; pasas los Pirineos y todos hablan inglés…

A otros, los más, no les queda alternativa. Si no lo asumen, al monte.

O me habilito o salgo desplazado, se oye. De media mi destino definitivo… diez años. ¿Qué hago?, se quejan. En mi barrio no hay otra opción, el único cole es por fases y bilingüe, afirman.

Por eso vamos a meter NUESTRAS botas obreras de punta de acero en SU ilustre jardín del bilinguismo. Y lo vamos a patear con toda el alma porque nos consta que bajo las raíces esconden mechas de dinamita. ¿Saben? Dan ganas de pasar un día por un CEIP o un IES bilingüe y escribir con espray en la maldita placa algo asi: ¡Por la paralización del programa y la reversión donde está implantado! No suena poético, lo sabemos, ni rima. Pero es lo que toca. Y debajo: ¡Unidad para echar atrás los ataques de PP! ¡Por la derogación de la LOMCE! ¡Werte y no vuelvas nunca! ¡Abajo el modelo bilingüe!

Para quien no se haya dado cuenta aún o no lo entienda así. La Comunidad de Madrid, aka PP, lleva años recortando en servicios públicos. La escuela pública es un servicio público. Ergo. Nos venden que los centros son bilingües pero no lo son; o no al menos como dicen. Ergo, ataque a la camiseta verde. ¿Que no?

Tenemos muchas razones.

1.- Medida impuesta

Recuerdan los setenta, los primeros ochenta? Recuerdan Jarcha en el top five del hit parade y los cantautores abanderando la reivindicación del programa bilingüe? Yo tampoco. Corrían ustedes delante de los grises por el bilingüismo y coreaban: ¡Modelo bilingüe, beneficios pingües!? (Educativos, se entendía). Corrían? Yo tampoco. Pero vino la CEE, Mastrique, la UE, y el ¡Estamos trabajando en ello! hizo que saltaran todas las alarmas. Bochornoso. La conseguidora Aguirre, que es del partido liberal paneuropeo, moderno y mundial no podía consentir nuestro pasado paleto.

Nadie lo pedía antes. Ni ahora. Recuerden esto y mastíquenlo porque hoy todos los centros se construyen por fases y los nacen bilingües. Y protestamos porque los queremos completos de una sola tacada pero no hay respuesta frente a la otra imposición que es peor y de manual. Lo han inyectado poquito a poquito, centro a centro, golpe a golpe. Ellos solos. Sin que nadie lo reclamara pero tampoco lo impidiera. Y mira que nos manifestamos por reivindicaciones. Pero ésta ninguna, ya les digo yo. Ni una pancarta, ni una voz. Ni a favor ni en contra.

Entonces… cómo lo hacen para imponerlo? Pues como con todo. Miren bien, con mimo. Tiene que estar ahí pero quizá es que no han reparado aún en ello. Si lleva la marca del PP revisen a fondo la vitola; del revés, en marcas de agua o en lenguaje oculto. Pero en algún lado aparecerá la palabra RECORTE.

Follow the rabbit.

Contexto de crisis, gestión de miseria. Muy cucos lanzan una lisonja para ver quien la coge primero: el que se apunte a los programas – bilingüe, tecnológico y de excelencia – obtendrá privilegios y esquivará los recortes. Tal cual lo vendieron.

– ¿Quién lo quiere? Vamos, vamos, chicos, que no hay para todos. Que se acaban pronto. Bilingüe a la una, tecnológico a las dos… Adjudicado al caballero solícito. Sin retracto, por supuesto.

Equipos directivos peleando por las migajas; es así como se difunde en y a claustros y consejos escolares.¡We will be the best and only ones! De verdad. Y años más tarde donde dije un digo, digo un ergo. U otra cosa, pero nada de lo que prometieron. ¿Esperaban que cumplieran? A día de hoy ningún centro ha escapado de la poda pero los programas ya están tan dentro que proclamar ¡Abajo el bilingüismo, abajo el tecnológico, muerte al indecente programa excelente! supone virar para enfrentarse al misil. Todos somos Ramius.

A los docentes se nos presiona. Tras años de ataques contra nuestra función, la habilitación – el documento para poder impartir clase en un bilingüe – es un salvoconducto que conlleva complemento salarial y normalmente posiciona mejor: al maltratado colectivo interino a la hora de que se le asigne un centro, y para los funcionarios de carrera como un fast pass a un destino definitivo. Sin esperas eternas. No es que el sistema convenza; es que provocan que nuestro futuro dependa de ello. No aceptarlo es morirse del asco. Y sí, yo también lo veo así. Para mí es un chantaje, un fraude de ley flagrante, en toda regla, inducido, propiciado por la administración.

Hubo un caso que mucha gente no conoce. Lo trataron de enterrar por vergonzoso. Llamaron a chicos irlandeses y a chicas irlandesas para dar clase. Al principio no tenían habilitados suficientes pero el programa ya estaba en marcha y recurrieron a ellos. Yo les vi, lo prometo, en la DAT Sur mientras los opositores hacían cola aguardando destino. Desfilaron ante nuestras narices. Competíamos en perplejidad, ellas y nosotros. Nos preguntamos en silencio recíproco ¿Quién son? Luego les vendieron públicamente como profesorado nativo por primera vez en la pública. Pero qué gilipollez más grande. Es que yo también soy nativo pero ¿eran ellos profesores? No lo teníamos claro por entonces y luego se nos certificó la certeza. Muchos ni siquiera hablaban una palabra de español y desde luego estaba por demostrar su experiencia docente. De esa guisa tenían que dar clase. Ni en su idioma ni en el nuestro. Y los alumnos? Nuestras hijas? Silbando en el patio, lógicamente.

2.- Sistema ineficiente

A Usted le pasa lo que a mí, que no se compra un Ferrari porque no se anuncia y no sabemos lo que es. ¿A que sí? Pues no. En realidad es que nos falta cash y además no lo quiero. La CM tuvo que hacer publi de este capricho caro porque necesitaba justificar que no sirve para nada. Lo del PP con la auto-propaganda es un idilio rayano en el delito que viene de lejos. Pero da igual lo que hagan o cuánto dinero inviertan en esforzarse. Eso no cambia nada la realidad tozuda. Ningún centro bilingüe es bilingüe. A lo sumo tiene refuerzo de idioma. Y hasta ahí. Todavía estoy por ver en el patio juegos florales sobre Romeo y Julieta, duelos de traducción de Conan Doyle. Durante el recreo las placas de las fachadas se oxidan ellas solas.

Pero las repintarán tanto como sea necesario, antes que reconocer su error. Aunque no haya salida de este callejón, aunque nuestras hijas y esta generación al completo paguen el descalabro, aunque el coste de oportunidad de implementar esta medida en un centro esté muy por encima del beneficio que procura, la obsesión es tan inasequible que el PP va a llegar hasta el final si no lo impedimos. Y pondrá todos los recursos del sistema al servicio de una sola idea. Primera norma: el inglés tiene razón. Segunda norma; artículo 33.

Están dispuestos a morir con él porque es su Eldorado educativo. Su obra faraónica. Pero no la nuestra. Nosotros queremos algo más sencillo que eso, sin costes de oportunidad. Que nuestras niñas aprendan y luego el inglés. Porque nos preguntamos de qué sirve hablar inglés si no se sabe de qué.

De verdad. Esto es muy fuerte. Han cogido un martillo y le están golpeando a la pedagogía hasta que quede reducida a añicos. Y no hay que permitirlo.

To be continued…

Enrique Herrero es profesor de Historia, afiliado a las Comisiones Obreras y concejal de Ahora Getafe

Loic Caballero es profesor de Filosofía y afiliado a la Unión General de Trabajadores

Tu opinión